Reforma Laboral: ¿el vaso medio vacío, o medio lleno?