• armando bienestar

Una mala administración de caja puede llevar su negocio a la ruina.


Pensar que porque ingresa más dinero del que sale su empresa está libre de peligro, es un error común. No importa cuánto esté ganando; si el efectivo en caja no es manejado de una manera correcta, su empresa puede enfrentar grandes problemas, pudiendo llegar incluso a la insolvencia.

Es que no importa cuánto estés ganando, si el efectivo en caja no es manejado de la manera correcta, tu Pyme puede tener grandes problemas, llegando incluso a la insolvencia.

¿Qué es el flujo de caja?

Partamos por lo básico. Este concepto se refiere a las entradas y salidas de efectivo de tu empresa durante un periodo determinado, lo que irá variando de acuerdo a tus ingresos y gastos.

El problema está en que hay situaciones en las que, al ver que tu negocio crece, la caja pasa a ser utilizada para la compra o creación de más stock de productos, siendo gastada de manera más rápida de lo que se generan las utilidades.

Así, pese a que crece y es rentable, tu empresa se queda sin dinero disponible y con un problema de fondos bastante complicado de resolver frente a entidades bancarias, donde probablemente necesitarás recurrir para conseguir crédito.

Cómo evitar los problemas

Una compañía, independientemente de su tamaño, puede resolver los problemas de flujo de caja teniendo un presupuesto de efectivo que sirva para planear y predecir las entradas y salidas de dinero de la empresa. Con esto, se tiene efectivo durante todo el tiempo, pudiendo planificarse con una proyección –con lo que esperas que tu negocio reciba y pague durante los próximos meses- e incluso logrando tener la capacidad de responder rápidamente frente a una oportunidad de inversión.

Además, otro factor importante es intentar cobrar con rapidez las cuentas por ventas, es decir, no tener que esperar 60 ó 90 días para recibir la paga por el producto que ya entregaste y, por otro lado, negociar fechas de pago con tus proveedores que no signifiquen problemas para ellos pero que a la vez, sean razonables para ti. De esta manera, no tendrás que financiar tu stock para el próximo mes a través del uso de tus ahorros personales, préstamos o créditos.

En definitiva, controlar el flujo de caja es una parte vital para la subsistencia de la empresa. Con una mala administración, aunque tu negocio esté creciendo, puede significar demasiado riesgo.

Y tú, ¿mantienes bajo control el flujo de caja de tu empresa?

Fuente: http://ce.entel.cl/economia/posts/mantener-bajo-control-flujo-caja-pyme


21 vistas

Avenida Kennedy 6800, Oficina 209, Torre A, Vitacura, Santiago

Teléfono: 56-2-32451722

info@benezoom.com

Benezoom SPA 

Todos los derechos reservados

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • LinkedIn Social Icon