COVID-19 cambia todo, y nada, sobre la gestión de trabajadores.