Los límites entre el hogar y el trabajo, que alguna vez fueron ciertos, se han vuelto borrosos.