Un 54% de los trabajadores en Chile sufrió disminución de ingresos y aumento de depresión.