¿Un paso atrás, o un paso adelante? Apoyo financiero a empleados.


El impacto financiero de Covid-19 aún no ha terminado. Sin embargo, el impacto inmediato de los despidos, suspensión de contratos o la reducción de horas de trabajo —reduciendo salarios — ha puesto el enfoque de forma especial en la inseguridad laboral y el bienestar financiero. Incluso antes de que la pandemia golpeara, las empresas mostraban un interés creciente en apoyar el bienestar financiero de sus empleados, y ahora hay una nueva e inesperada “fuente” de tensión financiera.


Con el enfoque en la educación financiera básica y la formación para apoyar a los empleados en tiempos difíciles, ¿qué más pueden hacer las empresas para crear una fuerza de trabajo más resiliente financieramente para el futuro?


Reformular nuestra relación con el dinero.

Al resolver problemas financieros, las personas a menudo tienen que enfrentarse a duras verdades sobre cómo ven el dinero y cómo lo usan. Esto puede significar cambiar comportamientos y actitudes, lo cual no es fácil para nadie.


Debbie Falvey, Jefa de Pensiones, Health & Benefits, EMEA en Aon dice que puede ser una tarea difícil modificar la forma en que pensamos sobre el dinero y cambiar nuestros hábitos:


“Nuestra relación con el dinero está profundamente arraigada, y estos problemas se están perpetuando en muchos casos. Los mayores impactos se pueden hacer a través de principios básicos de planificación financiera, explicados de una manera accesible y procesable”


Aon aborda esto centrando los recursos en explicar y fomentar ocho hábitos financieros saludables. Hemos tomado 6 de ellos con leves adaptaciones, que nos parecen pertinentes a nuestra realidad:

  1. Tomar el control.

  2. Gastar menos de lo que se gana.

  3. Comprender los diferentes tipos de deuda.

  4. Ahorrar a través de un plan claro.

  5. Proteger a los que más amas.

  6. Entender los beneficios que ofrece su empresa.


  • Tomar el control y gastar menos de lo que ganas.

Cada vez menos personas tienen los ahorros que necesitan para hacer frente a imprevistos. La respuesta a la pandemia del Covid-19 mostró que las personas no estaban preparadas para una pérdida repentina de ingresos, y aunque a corto plazo las compras compulsivas estaban en orden del día, rápidamente se hizo evidente cómo grandes sectores de la población dependían de la ayuda gubernamental, así como de las empresas que los empleaban.


Se recomienda tener ahorrado entre 3 y 6 veces el gasto mensual para hacer frente a “un día lluvioso”, sin embargo, para la mayoría esto es difícil de lograr.


Diferentes grupos varían, pero en el Reino Unido el 15% de las personas no tienen ningún ahorro, con una cuarta parte de las personas incapaces de abrirse camino a través de un solo mes sin ingresos. Analizando la población de tres países, Luxemburgo, Suecia y Alemania el promedio ahorrado con asesoramiento fue 15 – 20% de sus ingresos, es decir, se trata de un problema generalizado.


“La mayoría de los países tienen los mismos problemas fundamentales con las finanzas personales; falta de ahorros y deudas. En primer lugar, las personas deben ser capaces de hacer frente a una emergencia financiera. La realidad en este momento es que los empleados dependen de que sus empresas tengan las herramientas adecuadas en caso de que lo peor llegue”. Debbie Falvey, Jefa de Pensiones, Health & Benefits, EMEA en Aon.


Hay muchos factores que han contribuido a la falta de resiliencia financiera. Entre los Millennials, el 39%, dice que, la presión social ha provocado un gasto excesivo. Tener un grupo de amigos que tiene salarios más altos, por ejemplo, puede poner a las personas en situaciones sociales incómodas, y hacerles sentir que tienen que mantenerse a ese nivel.


El gasto excesivo, impulsado por una cultura en la que el crédito es fácil de adquirir, puede conducir a consecuencias no deseadas pero significativas, como la bancarrota. La tecnología ha hecho que el acceso al crédito sea aún más fácil, con aplicaciones de préstamos y créditos hechas de forma sencilla y rápida a través de dispositivos móviles, y mientras que los bancos también ofrecen soluciones de ahorro digital, si uno no tiene la intención de ahorrar, el crédito sigue siendo la opción más fácil.


Debbie cree que el desarrollo de los mercados de consumo modernos ha desempeñado un papel importante en el desarrollo de estas actitudes:


“Tenemos una relación cada vez más desconectada con nuestro dinero, ya sea a través de compras en línea con un solo clic, facilidades de crédito fácilmente disponibles o simplemente “tirando de tarjeta”. Esto ha llevado a una pérdida de control sobre nuestras finanzas personales, y puede tomar un esfuerzo real para cerrar la distancia entre lo que es fácil para las personas, y lo que es la realidad financiera”.


“39% de los Millennials dice que, la presión social ha provocado un gasto excesivo”

Hoy en día las compras se pueden hacer a distancia. Al vincular las cuentas bancarias directamente con las aplicaciones, las empresas han suavizado el camino para tomar decisiones rápidas a través de transacciones de un solo clic y servicios de entrega gratuitos, simplificando la forma en que consumimos— y eliminando la tangibilidad de las compras en efectivo. La gratificación instantánea que viene con las compras online ha creado una mentalidad del “ahora”, amplificada por las técnicas de marketing, que ha creado una sensación de derecho hacia artículos de lujo no esenciales.


En el centro de un cambio de actitud debe estar la creación de consciencia de que lo que es importante para un individuo hoy, puede tener efectos directos en lo que será importante mañana; Tener una conexión entre estos dos puntos, permitirá a las personas tomar mejores decisiones.


  • Entender los beneficios que ofrece su empresa.


Considera nuestra Cartola de Compensación total 2021.


Haz visible tu propuesta de valor en materia de compensación y beneficios: - Remuneración fija y variable,

- Bonos de desempeño,

- Incentivos y reconocimientos,

- Aguinaldos,

- Servicios,

- Política de tiempo y espacio.

Todo, en un solo resumen. Y no olvides: "Lo que no se conoce no se percibe ni se valora"




Fuente: Extracto y adaptación de "¿Un paso atrás, o un paso adelante? Dar el apoyo financiero adecuado a los empleados". AON

https://www.aon.com/risingresilient/es/articulos/stepping-back-or-stepping-up-getting-the-right-financial-support-to-employees/

10 vistas0 comentarios

Avenida Kennedy 6800, Oficina 209, Torre A, Vitacura, Santiago

Teléfono: 56-2-32451722

info@benezoom.com

Benezoom SPA 

Todos los derechos reservados

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • LinkedIn Social Icon