Avenida Kennedy 6800, Oficina 209, Torre A, Vitacura, Santiago

Teléfono: 56-2-32451722

info@benezoom.com

Benezoom SPA 

Todos los derechos reservados

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • LinkedIn Social Icon

<!-- Start of Async HubSpot Analytics Code -->
  <script type="text/javascript">
    (function(d,s,i,r) {
      if (d.getElementById(i)){return;}
      var n=d.createElement(s),e=d.getElementsByTagName(s)[0];
      n.id=i;n.src='//js.hs-analytics.net/analytics/'+(Math.ceil(new Date()/r)*r)+'/1546389.js';
      e.parentNode.insertBefore(n, e);
    })(document,"script","hs-analytics",300000);
  </script>
<!-- End of Async HubSpot Analytics Code -->

Blog

Uber Job

April 11, 2016

 

Los últimos días hemos visto una gran cantidad de noticias en torno a Uber Chile - en línea con lo ya acaecido en otros países del orbe; especialmente desde el gremio de nuestros taxistas, quienes le reclaman competencia desleal e ilegalidad.

 

Más allá de los argumentos del gremio en esta materia, quisiera detenerme en la fuerza de un nuevo modelo de negocios - ampliamente defendido por sus usuarios - quienes definitivamente lo legitiman en su fondo; y que evidencia la obsolescencia de nuestros legisladores y reguladores, respecto de la comprensión de un nuevo paradigma - que interpreta la dinámica de un nueva realidad.

 

Uber es un servicio digital que permite que los usuarios contacten con el dueño de un automóvil a través de una aplicación en su teléfono inteligente. El conductor llega por el usuario en el sitio pactado y se ofrece un servicio en un automóvil particular. No hay intercambio de efectivo. Un algoritmo calcula el costo del traslado y se carga a la tarjeta de crédito del usuario, previamente  registrada con Uber. A los clientes les ofrece una manera segura, fiable y eficiente de trasladarse. A los conductores una manera atractiva de ganar dinero al aprovechar su propio automóvil, sin cromática, sin tarjeta, sin licencia y taxímetros.

 

¿Qué cambió Uber?

 

Uber cambió la anquilosada mecánica de salir a la calle – asado de calor o muerto de frío y levantar la mano hasta que algún taxi apareciese, o si lo hacía, que se dignase a parar. En vez de esto, usted ahora podría planificar mejor su día, a través de una aplicación que le permitiría llamar al servicio antes que salir a la calle.

 

¿Malo? ¿Errado?

 

Llevamos varias décadas intentando ser una economía desarrollada - bajo un ambiente político caracterizado por compadrazgos y de una mano invisible que alimenta a los amigos. El resultado siempre es el mismo: al final del día, los perdedores eternos somos los usuarios y consumidores. 

 

En este sentido, el éxito de Uber, que permite pedir un servicio de transporte en un auto privado desde el celular, no se debe a una moda o a un complot macabro del neoliberalismo; su éxito radica en proveer un buen servicio, que garantiza la seguridad del usuario y presenta una alternativa real para el; una alternativa que suele ser más cómoda, eficiente y barata. 

 

El  Uber del mundo del trabajo

 

Si Uber en el mundo del transporte resolvió una necesidad fundamental: la movilidad, el nuevo paradigma del mundo del trabajo intentará resolver una necesidad evidente y creciente de este ámbito: la flexibilidad.

 

Una necesidad, que evidentemente no se ve en lo absoluto plasmada en la nueva reforma laboral elaborada desde las entrañas de un modelo político y no social, y que centra su énfasis en el paradigma de un socialismo obsoleto - interpretando el rol del sindicato como representante de una fuerza política, y no, desde las reales necesidades del nuevo contexto laboral.

 

Un informe reciente de la Universidad del Desarrollo, revela cuatro factores que han producido un deterioro en la calidad del empleo durante los dos últimos años.[1] Estos factores son los siguientes:

 

1.- Crecen los trabajos de medio tiempo

 

En el total de ocupados se observa que la jornada laboral, en promedio, cayó en una hora durante los últimos dos años. Hasta 2013, se trabajaron en promedio 43 horas a la semana, mientras que entre 2014 y 2015 fueron 42 horas. Esta caída refleja la aparición de nuevos tipos de trabajo de medio tiempo, creados como sustitutos a los de tiempo completo. En el trimestre diciembre-febrero, del total de empleos asalariados creados en los últimos 12 meses, 34,9% son puestos de trabajo part time , cifra muy superior a la tendencia histórica.

 

2.- Bajan los contratos indefinidos

 

Entre 2012 y 2013, los vínculos contractuales indefinidos fueron 84,5% del total de empleos creados. No obstante, en los últimos dos años se registró una caída en la creación de empleos indefinidos, llegando a representar el 61,66% del total de los nuevos empleos creados.

 

3.- Aumentan los trabajos informales

 

Entre 2012 y 2013 se destruyó empleo informal correspondiente al 40% del total de puestos de trabajo creados en el período. En tanto, en los dos últimos años hubo un aumento del empleo informal de 11,26%.

 

4.- Crecimiento promedio de los salarios cayó a la mitad en comparación con 2013

 

Entre 2014 y 2015, el crecimiento de los salarios correspondió a la mitad de lo que venía creciendo; de hecho, mientras en 2011 y 2013 el crecimiento real de los salarios llegó a un 3,1%, entre 2014 y 2015 el crecimiento no superó el 1,8%.

 

Además, el informe de la UDD afirma que, pese a que Chile registra tasas de desempleo parecidas a las de 2013, actualmente "los trabajadores se encuentran más expuestos en caso de perder sus trabajos, al no contar con los beneficios propios del contrato de plazo indefinido y, por tanto, más vulnerables a sufrir los efectos de una crisis económica".

 

Corolario.

 

Lo que nos indican estas señales tan claras, son las de un mundo laboral en profunda transformación. En Chile, estas señales se verán aceleradas a través de una reforma que alentará, sin duda alguna, el desarrollo de tecnologías que aumenten la productividad empresarial, vía un menor número de horas trabajadas y a un costo menor.

 

En otras palabras, de una manera absolutamente contraria a su propósito (al menos el declarado), el resultado de esta reforma – de ser aprobada como se encuentra hoy, será el de fomentar jornadas laborales cada vez más flexibles, contratos de servicio acotados y de orientación por proyectos, y el de traspasar a los individuos la construcción del conjunto de beneficios y resguardos que hoy obtienen desde el empleador.

 

Los actuales intermediarios de manpower o de equipos por proyectos, representan el modelo inicial de este nuevo paradigma, pero corren el riesgo de convertirse en los taxistas de este nuevo modelo - que alentará una etapa que integre de manera pro positiva y real, las necesidades de dos actores en esta línea: empresas o demandantes de conocimiento, y personas u oferentes propietarias de este conocimiento.

 

 

 

 

 

 

 

[1] El Mercurio

Please reload

Recent Posts

November 10, 2018

Please reload

Featured Posts
Please reload