Avenida Kennedy 6800, Oficina 209, Torre A, Vitacura, Santiago

Teléfono: 56-2-32451722

info@benezoom.com

Benezoom SPA 

Todos los derechos reservados

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • LinkedIn Social Icon

<!-- Start of Async HubSpot Analytics Code -->
  <script type="text/javascript">
    (function(d,s,i,r) {
      if (d.getElementById(i)){return;}
      var n=d.createElement(s),e=d.getElementsByTagName(s)[0];
      n.id=i;n.src='//js.hs-analytics.net/analytics/'+(Math.ceil(new Date()/r)*r)+'/1546389.js';
      e.parentNode.insertBefore(n, e);
    })(document,"script","hs-analytics",300000);
  </script>
<!-- End of Async HubSpot Analytics Code -->

Blog

Cómo el miedo estimuló la productividad en la Gran Recesión.

May 1, 2016

 

Investigación muestra cómo esta recesión esquivó el patrón histórico.

 

Parece intuitivo: si las personas están preocupadas por la eventualidad de ser despedidos de sus empleos, se encuentran dispuestos a trabajar más duro para mantener dichos puestos de trabajo. Pero hasta hace unos 20 años, la productividad laboral en realidad disminuyó durante las recesiones; Eso fue así,  porque las empresas son a menudo reticentes a recortar puestos de trabajo cuando las ventas comienzan a caer; este "acaparamiento" de empleos - como los economistas lo denominan, se tradujo en que el rendimiento promedio de cada trabajador empeorara.

 

Las tres últimas recesiones han sido diferentes, y durante la brutal recesión entre el 2007 y 2009  la productividad subió un 2,1% poco antes que la economía se estancara, para luego acelerarse bruscamente a un 3.16% durante la recesión. En general, el número de horas trabajadas cayó mucho más que la producción de bienes y servicios.

 

De hecho, la capacidad de las empresas para sobrevivir con menos trabajadores se ha convertido en un hecho característico de la economía durante gran parte de la recuperación posterior a la recesión. Aun cuando las ganancias corporativas repuntaron, el empleo subió lentamente y el desempleo de largo plazo sigue siendo elevado siete años después de que la recesión terminó oficialmente.

 

¿Pero por qué en realidad subió la productividad? ¿De algún modo lograron las empresas desprenderse de los empleados menos laboriosos o menos expertos? ¿O los trabajadores aumentaron por si mismos su productividad?

 

En un nuevo trabajo "Arreglándosela con menos: Trabajando más durante las Recesiones, " Edward P. Lazear y Cathryn L. Shaw de la Escuela de Graduados de Negocios de Stanford, trabajaron junto a Christopher Stanton de la Universidad de Harvard, a objeto de contestar esta pregunta empíricamente.

 

Los investigadores comenzaron estudiando las estadísticas de 23,000 trabajadores en una importante corporación con operaciones a través de los Estados Unidos.

 

Su conclusión: Eran los trabajadores, especialmente aquellos que sentían mayor temor a ser despedidos, quienes eran los principales responsables de aumentar la productividad en estos períodos de mayor dificultad.

 

Los investigadores no quieren nombrar a la empresa por obligación de confidencialidad. La describen como "servicios tecnológicos", en la cual miles de trabajadores tienen tareas esencialmente idénticas. Los empleados también tienen sus tareas supervisadas desde el computador.

 

Como los ordenadores guardan los registros detallados del trabajo de cada empleado, y dado que tienen tareas similares, los investigadores fueron capaces de comparar la productividad antes y durante la recesión de 2007 a 2009. Ellos fueron también capaces de comparar diferencias entre Estados con muy alto desempleo y otros más modestos. Ellos pudieron también comparar que pasó con "las estrellas" "y rezagados" - aquellos cuya performance se encontraba muy encima de la media o muy por debajo de ella, para el periodo anterior a la recesión.

 

A lo largo de la compañía en estudio, la productividad por hora subió 5.4 % entre el junio de 2006 y el mayo de 2010. Entre los empleados que mantuvieron los mismos empleos a lo largo de todo este período, su productividad aumentó un 4.8 %.

 

Sin embargo, las evidencias más reveladoras del impacto de inseguridad en el trabajo, tenian relación con el aumento en la  productividad de empleados en Estados con altos niveles de desempleo, como Florida, que entre los empleados de estados con descensos más modestos en este indicador.

 

Sin embargo, los ejecutantes estrella" respondieron manera muy diferente a los "rezagados". Shaw y sus colegas encontraron que la productividad cambió muy poco entre las estrellas, quizás porque ellos ya funcionaban en su tope, o porque ellos se sentian más seguros con las perspectivas de trabajo. Las verdaderas mejoras vinieron "de los rezagados"; en áreas donde el desempleo se empinó por sobre 5 puntos, cuya productividad se elevó por sobre un 5.65 %.

 

Shaw dice no es completamente claro por qué la productividad en la recesión más reciente se alejó del modelo histórico.

 

Podría ser que la disminución de sindicatos hizo más fácil el despido de trabajadores, no obstante Shaw observó que los acuerdos sindicales a menudo incorporan mecanismos para instaurar despidos temporales.

 

A pesar de todo, Shaw dice, es probable que el aumento en la inseguridad del trabajo haya estimulado a trabajadores ansiosos a volverse más productivos.

 

Lo que marcó la Gran Recesión, fue que aquellas personas que ingresaron a la lista de desempleados lo hicieron por un tiempo prolongado, " dijo Shaw. La gente no sólo estaba preocupada acerca de que sus propios empleos estuviesen en peligro, si no, de la enorme dificultad que les representaría encontrar un nuevo trabajo si eran  despedidos.

 

" Si usted mira este fenómeno, indudablemente se trata de un factor de motivación."

 

 

Fuente: Graduate School of Stanford Business, Abril 11, 2016, by Edmund L. Andrews

Please reload

Recent Posts

November 10, 2018

Please reload

Featured Posts
Please reload