• armando bienestar

Resiliencia en ascenso.


No hay nada que las empresas necesitan más ahora que la resiliencia de la fuerza laboral. Necesitan personas que puedan capear las tormentas, que se sientan seguras, productivas y motivadas en sus trabajos, y que puedan adaptarse rápidamente al cambio.

Si bien hemos estado hablando de salud y bienestar durante mucho tiempo, la conexión con la resiliencia de la fuerza laboral no estaba en primer plano. La pandemia de COVID-19 ha centrado la atención en la resiliencia de la fuerza laboral de una manera que nunca antes habíamos visto.

Los líderes son mucho más conscientes de la fragilidad y la dependencia de una fuerza laboral sana y financieramente sólida. Sin embargo, aunque pueden sentirse más expuestos ahora, la realidad es que la fuerza laboral corre este riesgo siempre. Las personas que no priorizan su salud y bienestar pueden volverse más vulnerables a enfermedades a largo plazo y, en COVID-19, al mayor impacto de una nueva enfermedad.

Enfermedades de salud mental como la depresión, que por sí sola se estima que le cuesta a la economía mundial más de un trillón de dólares[1], han sido reconocidas recientemente; pero nuevamente, la pandemia la ha focalizado de manera más aguda. Casi parece inverosímil pensar que convencer a los líderes de que consideren el bienestar como algo más un ejercicio de cumplimiento ha sido siempre una lucha. Pero fue; y para algunos, todavía lo es.”


Sin embargo, como muestra nuestra investigación, el bienestar es una parte intrínseca de la solución a los desafíos que enfrentan todas las empresas en la actualidad, es un factor clave que brinda resiliencia. En diversos grados en todo el mundo, las organizaciones se ven obligadas a invertir y preocuparse por la salud y el bienestar de su personal. Muchas veces, las actitudes de la fuerza laboral, la competencia por el talento y el liderazgo visionario, impulsan a las empresas a ir más allá de lo que simplemente se requiere y pensar creativamente sobre lo que su gente necesita, lo que quieren y lo que les ayudará.

Parte del desafío es cambiar la conversación de la salud y el bienestar como un gasto discrecional, algo bueno para tener o beneficio, y comprender su capacidad para impactar la propia capacidad de recuperación de la organización. Se trata de comprende, que una inversión inteligente y estratégica en la salud y el bienestar de su gente es mas que una buena limpieza; es parte de lo que hace que una empresa prospere.

Pero ese es el punto clave: tiene que ser significativo y no puede ser solo una palabra de moda. Necesitamos ir más allá del fruto fácil de las sillas ergonómicas, las membresías de gimnasios y la última aplicación, porque si bien el acceso a estas ofertas es importante, solo nos llevarán hasta cierto punto. Los empleados diversos tienen necesidades diversas, y el apoyo adecuado difiere de persona a persona, por lo que no podemos confiar en un enfoque único para el diseño de beneficios.

Necesitamos crear un futuro donde las organizaciones brinden un bienestar integral a través de las necesidades físicas, sociales, emocionales, profesionales y financieras de su fuerza laboral. Las empresas se quedan cortas tras este esfuerzo, en parte porque existe una brecha de comunicación entre lo que se ofrece a los empleados y aquello con lo que se interesan. Reducir esta brecha requiere tanto de liderazgo como de diálogo con su fuerza laboral. Necesitamos líderes que vean la resiliencia como algo fundamental para un negocio próspero y sostenible, y que estén dispuestos a compartir la responsabilidad de lograrlo con su gente.

En toda nuestra base de clientes, vemos que las organizaciones progresistas hacen exactamente eso. Cada año, más personas superan las ventajas simbólicas de bajo compromiso (y, por lo tanto, de bajo valor) y adoptan un enfoque estratégico para la salud y el bienestar que abarca a su gente y sus estrategias comerciales. Estos negocios con visión de futuro están obteniendo el valor en la inversión de sus iniciativas de salud y bienestar; posicionándolos mejor en la retención del talento, adaptación al cambio y una fuerza laboral más feliz, más saludable, y más productiva.

Esta no es una solución a corto plazo en un momento de crisis, es una estrategia a largo plazo para mejorar la resiliencia de la fuerza laboral.

Fuente: "The Rising Resilient” , Andrew Cunningham, CCO, EMEA Health Solutions, UK | Aon.

[1] Mental health in the workplace, WHO, 2019

5 vistas

Avenida Kennedy 6800, Oficina 209, Torre A, Vitacura, Santiago

Teléfono: 56-2-32451722

info@benezoom.com

Benezoom SPA 

Todos los derechos reservados

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • LinkedIn Social Icon