Soporte reactivo, proactivo y preventivo.





El bienestar en el lugar de trabajo no tiene una solución única para todos. Cada empleado es diferente, con diferentes necesidades y desafíos. Existen diferentes enfoques que producen diferentes resultados. Es importante que los empleadores comprendan la gama de soluciones disponibles y cómo pueden combinarlas para crear un programa que realmente apoya a todos en la organización.


¿Qué es el bienestar en el lugar de trabajo?

Bienestar se ha convertido en una palabra de moda en los últimos años y, aunque no existe una definición aceptada, generalmente se refiere a la salud y la felicidad de un individuo.


Las iniciativas de bienestar en el lugar de trabajo han ido ganando popularidad entre las empresas de todo el Reino Unido e internacionalmente. Según el Global Wellness Institute, la industria experimentó un crecimiento interanual del 4,8% de 2015 a 2017, y se prevé que tenga un valor de 66.000 millones de dólares para 2022.


La Organización Mundial de la Salud [OMS] dedicó el Día Mundial de la Salud Mental en 2017 al tema del bienestar en el lugar de trabajo, un fuerte indicador de la necesidad de un mayor enfoque en esta área. Debemos comenzar por comprender la necesidad de bienestar en el lugar de trabajo. La OMS define la salud cómo: "un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no simplemente la ausencia de enfermedad o dolencia”.


Este mensaje de centrarse en una salud óptima en lugar de simplemente en la ausencia de enfermedad se comprende bien cuándo se trata de salud física. Desde pequeños se nos enseña a cepillarnos los dientes y ducharnos con regularidad, comer de forma saludable y hacer ejercicio para mantener una buena salud física. Sin embargo, la salud mental no se ve de la misma manera; a menudo viene en un segundo plano, o se piensa solo en términos de enfermedad mental.


La OMS define la salud mental como “un estado de bienestar en el que un individuo se da cuenta de sus propias habilidades, puede hacer frente a las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y puede hacer una contribución a su comunidad”.

Factores que afectan el bienestar de los empleados.


Hay una serie de factores que pueden afectar nuestra salud mental, que pueden clasificarse ampliamente en factores psicológicos, físicos y sociales. Los factores psicológicos incluyen predisposición a enfermedades mentales, estrés debilitante, baja autoestima y traumas pasados.


Fuente: Proactive & Preventative Mental Health & Wellbeing Strategy E-Book, SilverCloud.

23 vistas0 comentarios